Acupuntura ¿placebo o realidad?

La acupuntura, la homeopatía y otras técnicas son sólo placebo.
Esa es la idea tan categórica que tienen algunas personas sobre las que se denominan terapias o técnicas naturales. Quienes hacen esta información se sienten bajo el paraguas del “cientifismo” radical, aunque no necesariamente se hayan informado, investigado, o ni siquiera hayan tenido una experiencia propia o de personas cercanas que puedan haber formado su propia opinión.

¿Pero es esto cierto, es el efecto placebo el que está detrás de estos tratamientos? Vamos a hablar sobre esto.

Recuerdo que era 2010 y estaba escuchando un programa de radio. En el se tildaba la homeopatía de pura supercheria.

Los contertulios con razón de comentar un libro escrito por un prestigioso científico estadounidense, comentaban cosas como “la homeopatía sólo es agua”, o que se mantenía porque daba dinero, que “lo más impresionante es que incluso lo hacen los médicos, que eso sólo era placebo.

Placebo, esa palabra que tan fácilmente se usa para mostrar un menosprecio hacia las técnicas naturales, hacia la fitoterapia, hacia productos herbodietéticos.

Y no es porque yo fuese homeópata, sencillamente me indignaron las alegres afirmaciones de contertulios cuya máxima capacitación para valorar la homeopatía pasaba por la lectura de un libro, curiosamente uno cada semana.

Placebo es una sustancia o técnica que produce efectos beneficiosos en las personas, pero que no se puede atribuir ni a la sustancia ni a la técnica empleada. Una especie de sugestión producida por la expectativa de la ingestión de la sustancia o de la técnica.

La medicina tradicional china y la acupuntura puede tener una antigüedad cercana a los 3000 años.

El compendio de medicina más antiguo es el Huangdi Nei Jing. Se ha datado entre los siglos VI y I a. C. y algunos autores fechan algunos de sus textos cerca de 1400 a. C. Otros textos de medicina china han sido datados entre los siglos VIII y V a. C.

Y estamos hablando de una medicina que en pleno siglo XXI sigue vigente ¿Es posible que la medicina china, la medicina del país más superpoblado, haya podido mantenerse 30 siglos siendo su única razón el efecto placebo? Quizás podamos creer que es así si pensamos que los europeos y occidentales somos y hemos sido muy inteligentes y los chinos muy tontos. Lo que pasa es que ni los europeos hemos sido el ombligo del mundo, ni a los chinos se les engaña como a chinos.

La medicina china y la acupuntura se desarrolló en un país que en muchos aspectos tenía un desarrollo tecnológico y científico 1000 años por delante de occidente.

La farmacopea china se describe 13 siglos antes que en Europa. Los primeros hospitales aparecen en china 7 siglos antes que en Europa. El primer tratado de patología 6 siglos antes. La primera universidad china se inaguró 6 siglos antes que en Europa ¡¡La noción de circulación sanguínea fue descubierta en China 2000 años antes que en Europa!!
Incluso la utilización terapias hormonales (extractos tiroideos y testiculares) se desarrolló en China varios siglos antes.

Pero el desarrollo medico no fue el único en el que destacaron los chinos, sino que en astronomía, ciencia y tecnología nos superaban claramente.

La organización mundial de la salud reconoce desde 1979 a la acupuntura su eficacia y seguridad.

Existen estudios científicos en occidente que demuestran la eficacia de la acupuntura, y muchísimos mas los que hay publicados en China.

Pero dentro de los estudios que se hicieron en su día destaca los que realizó el doctor koreano Kim Bong Han. El doctor Kim inyectó un isótopo radioactivo en puntos de acupuntura en animales. Pudo observar que los isótopos se difundían por los canales de acupuntura a modo de finos túbulos. Inyectó también estos isotopos en zonas fuera de los canales de acupuntura, a veces incluso sobre vasos sanguíneos viendo que su difusión era despreciable. Extrajo fluidos de esos túbulos comprobando que bioquimicamente tenían una composición muy diferente a la que se encontraba en otras zonas.

Estos experimentos fueron corroborados por Pierre de Vernejoul en la década de los años 80.

Si después de todo, los resultados obtenidos con la acupuntura sólo son resultado del placebo, no me queda más que decir “bendito placebo”.

Abordaje de una lesión deportiva desde el punto de vista occidental, y de la acupuntura y medicina china, ejemplo de la fase aguda de un esguince de tobillo

Hoy vamos a ver de que forman se aborda una lesión deportiva en su fase aguda desde dos puntos de vista, el occidental y el oriental (acupuntura, medicina china).

En el vídeo se pone como ejemplo un esguince de tobillo, una lesión muy común no sólo en el deporte, que suele tardar en curar, y que con facilidad puede dejar algún tipo de secuela.

Al poco tiempo de lesionarse puede que no haya dolor, pero pasados 20 o 30 minutos la articulación se hincha porque comienzan a acudir los fluidos y la sangre. Comienza a sentirse el tobillo caliente y enrojecido debido a la acumulación de sangre. La sangre aporta entre otros los glóbulos blancos para así poder eliminar tejidos muertos y evitar posibles infecciones.

Con esta inflamación y este dolor el cuerpo busca inmovilizar la zona para evitar lesiones mayores derivadas del movimiento. Es un “entablillado” natural.

Cómo en esta fase aguda el movimiento aumenta la inflamación, normalmente se limita el movimiento al máximo. Esa ausencia total de movimiento no facilita la circulación de la zona donde se está estancando la sangre y los fluidos. Además de persistir en el tiempo la inmovilización puede producirse una atrofia muscular, lo que más tarde puede ralentizar la recuperación.

Es por ello que es necesario recuperar cuanto antes el movimiento para reducir el la rigidez, la debilidad y aumentar la circulación sanguínea que favorecerá la eliminación de células muertas.

En occidente el tratamiento básico sería reposo, hielo, compresión y elevación.

Sin embargo desde el punto de vista de la acupuntura y medicina tradicional china, la aplicación de compresión y muy especialmente de hielo podría ser contraproducente.

El hielo contrae los vasos sanguíneos lo que reduce la hinchazón, alivia el dolor y refresca la inflamación, pero sin embargo podría ser causa de otros efectos no deseables.

Por el tobillo lesionado y desvitalizado puede penetrar el frío y la humedad, las cuales pueden quedar retenidas, siendo el origen de un síndrome Bi obstructivo, también conocido como síndrome reumático. Así pasado el tiempo, cuando el clima se torna frío o húmedo la articulación vuelve a doler.

El hielo puede congelar la sangre y los fluidos estancados, lo que puede favorecer la aparición de adherencias entre diferentes tipos de tejidos, y puede entorpecer la circulación de Qi y de sangre en la zona lesionada. Cuando la persona se encuentra cansada, es decir, cuando si Qi disminuye, se dificulta aun más la circulación de Qi y sangre por la zona, produciéndose dolor.

La medicina china tiene una gran experiencia en el tratamiento de lesiones deportivas derivadas de su relación con artes marciales. Grandes artistas marciales y militares fueron también reconocidos médicos tradicionales.

El abordaje oriental incluiría la acupuntura, la acupresión, sangrías, ventosas, pero muy especialmente el uso de cataplasmas con efecto refrigerante, pero sin el efecto de ralentizar el Qi, la sangre y los fluidos. Este tipo de cataplasmas se encuentran en el botiquín de urgencias de la mayoría de gimnasios de kungfu en China.

Manpo Kei, andar 10.000 pasos para la salud

Cuando un paciente japonés acude a una consulta médica, una de las primeras preguntas es si está caminando sus 10.000 pasos diarios. Si esto no es así, es posible que antes de pautarle alguna medicación le paute caminar y vuelva a citarle tras un tiempo andando.

En este enlace podrás ver más vídeos de acuprendices. suscríbete al canal de acuprendices en YouTube para no perderte ningún vídeo.

El programa de los 10.000 pasos o programa Manpo Kei fue desarrollado por el dr. japonés Yoshiro Hatano, con el fin de conseguir que sus pacientes se incentivasen en caminar por medio de medir sus pasos diarios, como medio para luchar contra el sedentarismo y la obesidad. Para ello les recomendó el uso de un podómetro contador de pasos, y que no se acostasen sin haber caminado el número de pasos pautados.

El simple hecho del uso del podómetro hizo logra aumentar una media de 2.000 pasos por el efecto de incentivo que resulta de poder leer la medición al cabo del día.

Caminar presenta grandes ventajas:

  • Es un ejercicio muy asequible, sólo necesitaremos un calzado cómo y adecuado e ir a la calle, al monte, al campo, etc, desde la puerta de nuestra casa estará disponible
  • Es difícil lesionarse caminando
  • Es un ejercicio apto para todas las edades
  • La mayoría de las personas puede realizarlo

 

 

Hay estudios que afirman que andar deprisa es tan positivo como correr para controlar la presión arterial, el colesterol y el riesgo de diabetes (lo realmente importante es la distancia recorrida y no el tiempo)

Hay un estudio del 2011 que mostraba que caminar más de 1 hora al día aumenta significativamente la esperanza de vida.

Otro estudio afirma que caminar a paso ligero durante 45 minutos por la mañana (por la tarde puede tener el efecto contrario) es eficaz contra el insomnio.

Otros estudios confirman que las mujeres post-menopáusicas mejora la salud de los huesos, que ayuda a perder peso y mejora el estado de ánimo.

Las mejores ideas surgen cuando se camina según el escritor Thomas Mann, el estadista Thomas Jefferson o los filósofos Kierkegaard Nietzsche (se le atribuye la frase “no confies en una idea que no haya aparecido mientras caminabas”).